Entradas

La relación implantes dentales y periodontitis es algo que a menudo provoca dudas en algunos pacientes, de manera que vamos a entender exactamente qué es la periodontitis, y por supuesto analizaremos si se pueden colocar implantes dentales en caso de padecerla.

Qué es una periodontitis

La periodontitis es un problema infeccioso que se desarrolla en las encías.

Tiene lugar cuando las encías se infectan e inflaman pero no reciben un tratamiento, de manera que poco a poco se van extendiendo y se introduce en por debajo de la propia encía, llegando a alcanzar al hueso.

Una vez que llegan a él, poco a poco lo van desgastando, de manera que los dientes van perdiendo su soporte.

¿Se pueden poner implantes dentales en caso de periodontitis?

El desarrollo de la periodontitis puede dar lugar a la pérdida de piezas dentales, de manera que el paciente deberá recurrir a los implantes dentales.

Sin embargo, si la periodontitis todavía se encuentra activa, es decir, todavía no se ha combatido la infección, entonces el riesgo de fracaso en la colocación del implante es muy elevado.

Esto quiere decir que, antes de colocar el nuevo implante dental, es muy importante que se haya estabilizado y tratado o la periodontitis, lo que permite por una parte determinar la afección final del hueso, es decir, si se debe proceder a realizar algún otro tratamiento adicional por la pérdida de soporte para el nuevo implante, y por supuesto también se impedirá el avance de la infección que impediría en cualquier caso que se produzca la unión entre el hueso y el implante, un proceso al que se denomina osteointegración.

Por esa razón, es importante seguir el consejo del odontólogo, el cual determinará el momento más indicado para recurrir a la colocación del implante, y siempre valorando el estado del soporte así como de la encía.

Los implantes dentales no sólo son seguros para los diabéticos, sino que sustituir las prótesis dentales removibles por implantes dentales permanentes puede contribuir a mejorar la salud de los diabéticos. Expliquemos estas afirmaciones:

¿Cómo afecta la diabetes a los implantes dentales?

Existe una amolísima coincidencia estadística en que, cuando la diabetes está bien controlada, los procedimientos para colocar implantes dentales son seguros y su resultado muy predecible, con una tasa de complicaciones similar a la de los pacientes que no padecen diabetes.

La clave: tener controlada la diabetes

Pero la estadística también señala que los pacientes con diabetes no controlada tienen mayores tasas de infección tras el procedimiento y sufren más fracasos del implante.

Esto ocurre porque los implantes dentales se incrustan en el hueso de la mandíbula. Dependen de los procesos naturales de regeneración del organismo para que la mandíbula se integre con el implante (osteointegración).

Además, las encías también deben superar un proceso de cicatrización. Y sabido es que los pacientes con diabetes no controlada suelen sufrir problemas de cicatrización y que son más susceptibles a contraer infecciones.

La conclusión diáfana es que si el diabético tiene estrictamente controlada la enfermedad, no ha de sentir temor a colocarse implantes dentales.

¿Y cómo afectan los implantes dentales a la diabetes?

Las dietas más saludables para las personas con diabetes incluyen muchos alimentos frescos y enteros, que requieren una alta funcionalidad masticatoria. Los alimentos que requieren una mayor fuerza de mordida son las verduras y las carnes magras y poco procesadas, muy adecuadas para el régimen de las personas diabéticas.

La naturaleza permanente y fija de los implantes dentales hace que sea mucho más fácil masticar los alimentos aptos para los diabéticos que con las prótesis dentales.

Además, las prótesis dentales removibles son especialmente propensas a ajustar mal y a moverse, causando llagas e infecciones, algo que cualquier diabético debe evitar siempre que pueda.

La implantación de un implante dental requiere un tiempo de cicatrización relativamente largo. Sin embargo, este intervalo varía según el caso clínico y el tipo de trasplante.

Cicatrización con implantes tradicionales

El tiempo total de cicatrización de los implantes dentales tradicionales es de unos tres meses. Sin embargo, como de costumbre, será necesaria una extracción inicial en el sitio del implante y las encías necesitarán un período de curación y descanso de tres a cuatro meses.

Así que necesitamos este tiempo extra para que el implante se cure solo: de seis a siete meses.

Cicatrización de un implante de carga inmediata

El implante de carga inmediata es una tecnología donde el dentista puede extraer el diente natural y colocar el implante el mismo día.

Dado que es una cirugía de una sola vez, el tiempo total de curación se reduce a unos tres meses.

Este tipo de técnica de implantación no es apta para todos los pacientes.

Reconstrucción de implantes mediante cirugía guiada por ordenador

Estos son implantes ultrarrápidos hechos con la ayuda de cirugía computarizada. Este es un proceso más preciso que elimina o reduce significativamente la cicatrización.

Las consecuencias inmediatas son tiempos de curación más cortos y un período postoperatorio mejor.

Factores que influyen en el tiempo de cicatrización de un implante dental

Los tiempos facilitados son orientativos, ya que el período de cicatrización puede ser más largo o más corto en función de:

  • La propia tipología del paciente
  • Si se practica la higiene dental adecuada al caso
  • Que se mantenga una dieta según las pautas indicadas por el odontólogo
  • Finalmente, la ausencia de infecciones sobrevenidas durante el posoperatorio es un factor importante a la hora de acortar el período de cicatrización del implante.
Implantes molares

La falta de un diente acarrea problemas evidentes en la apariencia estética  y en la función masticadora. En el caso de los molares, el problema estético es menor pero, a cambio, se multiplica la pérdida de capacidad masticadora.

La mejor opción para paliar la pérdida de molares es, sin duda, el implante dental. Pero los implantes molares y premolares conllevan mayor complejidad que los implantes de incisivos y caninos.

La pérdida de molares y premolares complica enormemente la masticación

Los molares son las piezas dentales planas y anchas situadas en la parte más posterior de la boca. Y los premolares, de menor tamaño y similar forma, son las piezas adyacentes a los molares.

Ambos son imprescindibles para que la trituración de los alimentos sea adecuada y los podamos deglutir y digerir fácilmente.

Sin molares es dificilísimo masticar los alimentos. Adicionalmente, las verduras, las frutas y las cosas crujientes, duras o correosas son prácticamente imposibles de comer. Por eso es tan importante valorar las opciones de sustitución, siendo los implantes molares la solución más efectiva.

Los injertos óseos y de encía suelen ser necesarios para posteriormente colocar un implante molar

En las zonas molar y premolar es frecuentísimo que se presenten pérdidas de hueso y encías recesivas. Esto hace necesaria una cirugía previa al implante y un tratamiento de regeneración, al objeto de reconstruir el hueso y el tejido perdido.

Obviamente, los injertos óseos o de encías tienen un coste adicional notable y es necesario un tiempo prolongado de cicatrización antes de que se pueda colocar el implante molar.

Opciones para realizar un implantes de varios molares

Cuando la pérdida de piezas afecta a varios molares o premolares, la colocación de implantes molares individuales es siempre la opción más aconsejable.

La mejor alternativa es la colocación de dos implantes que servirán de base para colocar una prótesis fija y permanente en sustitución de toda la fila de premolares y premolares perdidos. La funcionalidad y durabilidad es similar a la de los implantes molares individuales.

En cualquier caso, lo más aconsejable es hacer caso a las recomendaciones de nuestro dentista, quien en función de cada caso decidirá que opción es más adecuada.

dientes provisionales estéticos

En esta ocasión vamos a hablar de los dientes provisionales estéticos, analizando de qué se trata y los principales usos de este tipo de piezas dentales tan necesarias para una pronta recuperación tanto estética como funcional de la boca.

Qué son los dientes provisionales estéticos

Los dientes provisionales estéticos son prótesis temporales que tienen como objetivo recuperar lo antes posible las funciones y la estética de la boca.

El hecho de ser una prótesis temporal significa que el paciente todavía estará a la espera de la prótesis definitiva, la cual colocará el especialista en nuestra Clinica dental en Ventas más adelante por diferentes motivos, de manera que se evita que el paciente esté sin una de sus piezas dentales durante un determinado tiempo.

Por norma general, este tipo de diente provisional estará fabricado con resina, gracias a lo cual adquiere una gran resistencia incluso cuando hay que realizar tratamientos en los que la pieza provisional tiene que estar durante meses en la boca del paciente, o incluso si, por motivos económicos, el paciente prefiere seguir utilizando el diente profesional durante un tiempo antes de colocarse la pieza definitiva.

Para qué se usan estas piezas dentales

A la hora de colocar un implante dental, en primer lugar se coloca el tornillo, el cual deberá unirse de forma natural al hueso del maxilar del paciente.

Este proceso es conocido como osteointegración, y generalmente tiene una duración de alrededor de tres meses, tiempo durante el cual el paciente todavía no reciben su diente definitivo.

En caso de no existir los dientes provisionales estéticos, el paciente se encontraría con que está todo este tiempo sin su pieza dental, lo cual supone un problema tanto a nivel estético como funcional.

Sin embargo, en el momento de colocar el tornillo, lo que se hace es utilizar un diente provisional que ocupará el hueco vacío, y una vez que haya finalizado la osteointegración no haya avanzado lo suficiente, el odontólogo se encargará de retirar el diente provisional estético para colocar la pieza definitiva.

A través de los implantes dentales, el paciente tiene la posibilidad de recuperar una o varias piezas dentales que haya perdido por diferentes razones pero, ¿cuánto tarda en cicatrizar el implante?, ¿se puede reducir el plazo de tiempo?

Cuánto tardan en cicatrizar los implantes

Es importante entender que, cuando se habla de la cicatrización de los implantes dentales, no nos referimos tan sólo a la recuperación de la encía, sino que implica también la fijación del tornillo al hueso, es decir, de la osteointegración, haciendo las veces de raíz como ocurriría con un diente normal.

No existe un plazo específico para la cicatrización, ya que cada paciente es un mundo, y el tiempo puede variar de forma considerable.

Sin embargo, lo habitual es que una cicatrización completa suponga un plazo de al menos dos meses, y en algunos casos puede incluso alcanzar los seis meses.

La densidad, calidad y cantidad de hueso del paciente es determinante a la hora de establecer el tiempo de cicatrizado, ya que por ejemplo, en los huesos blandos, el tiempo tiende a ser mayor que en los huesos duros.

Cómo reducir el tiempo de cicatrizado

Una de las formas más eficaces para reducir el tiempo de cicatrizado está en manos de tu dentista, y es que, aquellos profesionales que utilizan la última tecnología en implantes, consiguen acortar de manera sustancial el tiempo necesario.

Esto se debe a que el proceso se realiza con mayor exactitud, con lo cual, se adelanta parte del trabajo que tendrá que realizar posteriormente el diente.

Además, existen técnicas como el uso de plasma rico en plaquetas que mejorará el proceso, especialmente en aquellos pacientes en los que existen problemas de calidad o estado del hueso.

La mejor forma de conocer cuánto tiempo tardan en cicatrizar los implantes dentales, es concertando una visita con nuestro dentista de confianza, el cual resolverá nuestras dudas y hará una valoración personalizada de nuestro caso en particular.

Ningún tratamiento odontológico se realiza al azar, mucho menos un implante.

A pesar de contar con escasos milímetros de diámetro, el implante es colocado en una zona poblada por vasos sanguíneos y nervios que rodean al hueso, por lo que resulta necesario que el odontólogo conozca el área de manera completa.

El éxito del implante dependerá del plan personalizado que el profesional realice para el paciente, el cual deberá demostrar un total conocimiento de los tejidos blandos y del estado en el que se encuentra el hueso, ya que este será el soporte que retenga al implante.

¿Qué incluye el estudio implantológico?

El estudio implantológico comienza por un cuestionario llevado a cabo por el implantólogo, el cual se denomina anamnesis, e incluye los siguientes datos:

  • Salud general del paciente
  • Hábitos del paciente
  • Enfermedades actuales del paciente
  • Medicación que el paciente está tomando

Una vez realizado el cuestionario, el dentista especialista procede a examinar la boca del paciente con el espejo redondo que todo odontólogo tiene. La finalidad es detectar patologías bucales que el paciente pueda ignorar que padece.

La segunda parte del estudio implantológico es el conjunto de radiografías que deberá hacerse al paciente. Su objetivo es determinar los siguientes factores:

  • El estado de los huesos del maxilar y de la mandíbula del paciente
  • La densidad del hueso
  • La calidad del hueso

La radiografía que más información aporta acerca de todo esto es la panorámica. Cuando la información que esta aporta es insuficiente, se recurre a las radiografías axiales de haz cónico, que son las que comúnmente conocemos como TAC Dental.

La gran ventaja de estas últimas es que toma decenas de radiografías desde la más diversa variedad de ángulos. La información que estas tomas recogen se reconstruyen en un formato 3D, el cual muestra la boca del paciente para que el odontólogo tenga la posibilidad de experimentar mediante cortes, todos ellos virtuales, que le permitirán evaluar con más precisión el estado del hueso del paciente.

Actualmente son millones las personas que llevan en sus bocas implantes dentales. Pues la sonrisa de una persona dice mucho de ella.

Así que por ese motivo te explicaré ¿Qué colutorio puedo usar si llevo implantes?, ya que es una pregunta que muchos se hacen. Primero, veamos qué es un colutorio.

¿Qué es un colutorio?

Un colutorio es una sustancia que refrescará tu boca a la vez que también evitará que está aloje gérmenes que provocan la caríes en los dientes. En el mercado actual hallarás colutorios con alcohol o sin este, así como también los que vienen con flúor que es beneficioso para la salud bucal de una persona.

Debes saber que hay diferentes tipos de colutorio que fueron creados para las necesidades de diferentes usuarios en general. Por eso si ya tengo o más adelante tendré un implante, es menester saber si dicho producto afectaría el implante.

Hay colutorios con alcohol en un 20 % que es usado por un número de población posiblemente menor al 50 %. Pues el alcohol sabemos que atacaría directamente a cualquier partícula de riesgo que se encuentre en la boca pero muchos no lo toleran. Por tal motivo, este colutorio no es el preferido de todos. Además no se les recomienda en aquellas personas que estén en proceso de desintoxicación con esta sustancia en particular.

Por otro lado, están los colutorios sin alcohol que son los más usados por la población en general. Estos en su mayoría contienen CPC conocido científicamente como cloruro de centilpiridio. Está sustancia elimina por completo cualquier germen que se encuentre alojado en tu boca.

Sea cual sea el caso, ninguno de estos colutorios afectará el implante. Pero si el colutorio contiene flúor entonces la persona se beneficiará blanqueando su implante cada día más. Un punto muy interesante a tener en cuenta.

¿Cuándo usar colutorios?

Siempre. En todo momento el uso de colutorios es algo que debes añadir a tu rutina diaria de cepillado. Por ello te recordamos usarlo una vez te hayas lavado los dientes con la pasta dental de tu preferencia y además hayas hecho uso del hilo dental. Allí es cuando el colutorio será completamente efectivo alejándote de cualquier visita de emergencia al dentista.

Implantes inmediatos en Parque de las Avenidas, Ventas (Madrid)

Hacemos implantes con carga inmediata tanto unitarios como múltiples en el mismo día.

Especialistas en implantes con carga inmediata

Los nuevos implantes dentales y técnicas, nos permiten evitar las grandes cirugías sin “esperas largas” y sin quedarse sin dientes.

Esa tediosa espera de meses para colocar la prótesis definitiva.

En 1 solo día extraemos, colocamos implantes y Vd. se va con dientes provisionales fijos. Y un plazo máximo de un mes tendrá su prótesis definitiva para poder masticar.

No hay falta de estética, no prótesis removibles incómodas. No dolores e inflamaciones.

Carga inmediata en pacientes con poco hueso

Con poco hueso, aún cuando le hayan dicho que no se pueden hacer implantes, en la mayoría de los casos se puede hacer mediante esta técnica mínimamente invasiva, sin cirugía, sin sangrado.

Utilizando la técnica FILO, creada por el gran profesional y amigo Dr. Alvaro Bastida Freijoo, en la gran mayoría de los casos y en situaciones de poco hueso, nos comprometemos a solucionar su problema en un plazo máximo de 15 días en la mayoría de los casos.

Llame a nuestra clínica dental,  y pregunte por el Dr. Juan Navas. Le daremos cita para estudiar su situación y estamos seguros de poder solucionarlo con las mínimas molestias

Microimplantes dentales el Las Ventas y parque de las Avenidas, Madrid

Los microimplantes de ortodoncia son toda una novedad y están siendo utilizados por los ortodoncistas con la finalidad de aumentar el anclaje.

¿Para qué sirven los microimplantes de ortodoncia?

Para los microimplantes se usan los microtornillos, ya que estos ofrecen un estupendo punto de anclaje para los tratamientos de ortodoncia.

De esta manera, se ayuda a evitar la transmisión de cualquier tipo de fuerza que no sea necesaria a los otros dientes durante la fase de tratamiento.

Hay que tener en cuenta que estos pequeños tornillos se colocan sobre las encías en la estructura ósea y, es sobre estos microtornillos, que son de titanio, donde se fija el alambre que atraviesa los brackets dentales.

Ventajas

Estos microimplantes de anclaje temporal, van a facilitar el tratamiento y reducirán tiempo del mismo, consiguiendo, además, los mejores resultados.

De una forma gráfica, podemos indicar que, estos microimplantes funcionan como una base sobre la que queda apuntalada la ortodoncia, quedando fija y con la presión precisa y necesaria para poder alinear los dientes del paciente.

La función de los microimplantes en la ortodoncia

Actúan como punto de sujeción para mover los dientes a las posiciones deseadas.

El microimplante es un pequeño tornillo que se utiliza en la ortodoncia para conseguir el mayor punto de apoyo, facilitando el tratamiento. Estos microtornillos tienen una medida que oscila entre los 6 y 10 mm que se colocan, de forma sencilla, y se retiran una vez el tratamiento ha finalizado.

A través de los microimplantes se puede proceder a cerrar espacios de extracción dental, intrusión de dientes, poner de manera correcta muelas y dientes, así como para ayudar a la tracción de dientes incluidos.

Debemos de recordar que, a través de los microimplantes, se logra que los movimientos de las piezas dentales se realicen en el menor tiempo posible y de la forma más cómoda para los pacientes.